DERECHOS DE AUTOR Y PROPIEDAD INTELECTUAL



Se usan indistintamente los términos “Propiedad Intelectual” y “Derechos de Autor”, pero conviene precisar el diferente alcance de cada uno de ellos.


En los países anglosajones, el término “Intellectual Property” incluye el derecho de autor, patentes y marcas. En castellano, la propiedad industrial regula las patentes y las marcas, y la propiedad intelectual es el conjunto de derechos que corresponden a los autores y a otros titulares (artistas, productores, organismos de radiodifusión...) respecto de las obras y prestaciones fruto de su creación.


La Ley de Propiedad Intelectual (texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril)  tiene dos Libros:


- El Libro I, que trata de los DERECHOS DE AUTOR, y
- El Libro II, que incluye los DERECHOS DE LOS ARTISTAS (de música, cine, teatro…), PRODUCTORES DE FONOGRAMAS, PRODUCTORES DE GRABACIONES AUDIOVISUALES y ENTIDADES DE RADIODIFUSIÓN.


La propiedad intelectual, del derecho de autor concretamente, protege las creaciones originales (no las ideas) expresadas en cualquier medio, tales como obras literarias, composiciones musicales, obras dramáticas, coreografías, obras audiovisuales, esculturas, obras pictóricas, planos, maquetas, mapas, fotografías, programas de ordenador y bases de datos. Mientras sean creaciones literarias, artísticas o científicas, estén expresadas y sean originales, independientemente de su calidad artística, estarán protegidas. La Ley de Propiedad Intelectual (Libro II) también protege las interpretaciones artísticas, los fonogramas, las grabaciones audiovisuales y las emisiones de radiodifusión.


En Enrich Advocats le asesoramos en cualquier aspecto relacionado con todas las áreas que contempla la Ley, ya sea en derechos de autor o en derechos conexos.
 


DERECHO AUDIOVISUAL


Por derecho audiovisual entendemos todas aquellas normas y prácticas que afectan a la creación y a la industria audiovisual.


En cuanto a la creación y protección de derechos, la normativa básica se encuentra en la Ley de Propiedad Intelectual: la obra audiovisual, siempre que sea original, está protegida por el derecho de autor. La Ley tiene un contenido normativo específico sobre la obra audiovisual: considera que sus autores son los autores de la parte literaria (guionista, dialoguista, argumentista…), el director-realizador y el compositor de la música específicamente compuesta para la obra audiovisual. Y mediante el contrato que la ley denomina “de producción”, éstos ceden sus derechos de explotación al productor, a quien la Ley, como cesionario de los derechos, y como titular de la grabación audiovisual, también protege. Igualmente, en el Libro II de la Ley, se protegen los derechos de las entidades de radiodifusión. En realidad los autores originales ceden sus derechos al productor al amparo de contratos de prestación de servicios (cuando la prestación no está completada, por ejemplo, un guión o una composición musical no plasmadas) y cesión de derechos de autor, para las diferentes modalidades de explotación que el productor necesita.


En éste área, la de creación, cesión de derechos y explotación de obras audiovisuales, que los participantes en la industria audiovisual establecen sus propias reglas mediante los contratos, de los cuales los más usuales son los que se relacionan a continuación:


- Contrato de opción para adquirir los derechos de transformación de una obra literaria preexistente en obra audiovisual, y subsiguiente contrato de adquisición de los mismos derechos.
- Contrato de adquisición de derechos biográficos de las personas (imagen, intimidad…).
- Contrato de prestación de servicios y cesión de derechos de autor de guionistas, directores y compositores al productor.
- Contrato de adquisición de licencia para uso de obras preexistentes (musicales, obras plásticas, …)
- Contratos de coproducción financiera y técnica.
- Contratos de financiación de la obra audiovisual, garantías y establecimiento de las prioridades de cobro de los ingresos de explotación.
- Contratos de “preventa” de derechos de emisión
- Contratos de distribución o licencia para una modalidad de explotación concreta.
- Contratos para explotación de productos derivados, banda sonora, merchandising…


Para un asesoramiento preciso en estas relaciones y una correcta redacción de estos contratos podemos atenderle en Enrich Advocats.


Por lo que refiere al cine, considerando no solo su vertiente creativa y cultural sino también que es una industria con un peso significativo, hay que tener presente la normativa que lo regula: en especial, a nivel estatal, la Ley del Cine, el Real Decreto que la desarrolla y las diferentes Órdenes de implementación del mismo. Las tres, así como la normativa catalana del Cine, pueden encontrarse en esta página web.


En cuanto a la comunicación audiovisual hay que tener presente la Ley 7-2010, Ley General de Comunicación Audiovisual, que regula y ordena la comunicación audiovisual de cobertura estatal y establece las normas básicas en materia audiovisual, sin perjuicio de las competencias reservadas a las Comunidades Autónomas y a los Entes Locales en sus respectivos ámbitos (por ejemplo, en Catalunya se aplica la LLEI 22/2005, de 29 de desembre, de la comunicació
audiovisual de Catalunya (DOGC 4543, de 3.01.2006).




DERECHOS AL HONOR, INTIMIDAD Y PROPIA IMAGEN

El derecho al honor, el derecho a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen quedan recogidos en el artículo 18.1 de la Constitución española, consagrándolos como derechos fundamentales. Sin embargo, el anterior precepto únicamente establece que “se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen”, no definiendo qué debe entenderse por los mismos.


Por otra parte, y como derechos fundamentales que son, el derecho al honor así como los anteriormente citados, quedan regulados en España en la Ley Orgánica 1/1982 de 5 de mayo, de Protección Civil del Derecho al Honor, a  la Intimidad Personal y Familiar y a la Propia Imagen, ley que tampoco define qué debe entenderse ni qué se protege con los anteriores derechos, aunque en este caso sí establece qué debe considerarse como intromisión ilegítima en estos derechos.



A) DERECHO AL HONOR


El concepto del derecho al honor es un concepto jurídico indeterminado, cuya delimitación depende de las normas, valores e ideas sociales vigentes en cada momento, y de ahí que los órganos judiciales dispongan de un cierto margen de apreciación a la hora de concretar en cada caso, qué debe entenderse por lesivo del derecho fundamental que lo protege (SSTC 180/1999, 11 octubre; 297/2000 11 diciembre).


La jurisprudencia indica que “el derecho fundamental al honor (...) ampara la buena reputación de una persona, protegiéndola frente a expresiones o mensajes que puedan hacerla desmerecer en la consideración ajena al ir en su descrédito o menosprecio”. También, y según destacada jurisprudencia, se podría incluir el prestigio profesional “(...) porque la actividad profesional suele ser una de las formas más destacadas de manifestación externa de la personalidad y de la relación del individuo con el resto de la colectividad, de forma que la descalificación injuriosa e innecesaria de ese comportamiento tiene un especial e intenso efecto sobre dicha relación y sobre lo que los demás puedan pensar de una persona, repercutiendo tanto en los resultados patrimoniales de su actividad como en la imagen personal que de ella se tenga (...)”.


Resumiendo las dos ideas anteriores, se puede decir que “(...) el honor se integra por dos aspectos, el de la inmanencia representado por la estimación que cada persona hace de sí misma, y el de trascendencia, integrado por el reconocimiento que los demás hacen de nuestra dignidad (...).


En consecuencia, la violación del derecho al honor vendrá determinada por aquella actividad que provoque el detrimento de los mencionados valores o proyecciones de la persona o tal como dispone el artículo 7 de la Ley Orgánica 1/1982 de 5 de mayo, será intromisión ilegítima al honor “la divulgación de hechos relativos a la vida privada de una persona o familia que afecten a su reputación y buen nombre, así como la revelación o publicación del contenido de cartas, memorias y otros escritos personales de carácter íntimo” o “la imputación de hechos o las manifestaciones de juicios de valor, a través de acciones o expresiones que de cualquier modo lesionen la dignidad de otra persona menoscabando su fama o atentando contra su propia estimación”.



B) DERECHO A LA PROPIA IMAGEN


Toda persona tiene derecho a autorizar la captación, reproducción y publicación de su imagen por cualquier medio, de conformidad con lo que establece la Ley Orgánica 1/1982 de protección civil al honor, la intimidad y la propia imagen, así como a fijar el alcance de dicha autorización.


Lo único que legitima la reproducción de la imagen de una persona, por ejemplo, en una fotografía, es el consentimiento, el hecho de que las imágenes aparezcan de forma accesoria a una información de actualidad, o si se trata de un personaje público en un lugar público.


Queda especialmente prohibida la utilización comercial de la imagen de una persona, y tutelada de modo muy cuidadoso la utilización de la imagen de los menores de edad.



C) DERECHO A LA INTIMIDAD


El derecho a la intimidad es el que tiene toda persona a mantener un ámbito reservado de su vida frente a la acción y al conocimiento de terceros, quedando resguardada su vida privada de la curiosidad ajena.


La intimidad puede ser infringida mediante la publicación de una fotografía, o mediante textos, por ejemplo, revelando comportamientos que se consideran íntimos.


Cualquier persona que vea infringido alguno de los derechos mencionados puede ejercer acciones efectivas frente al presunto infractor.



D) EL DERECHO A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN E INFORMACIÓN


Sin perjuicio de todo lo anterior, los derechos mencionados, a pesar de ser derechos fundamentales, se encuentra limitados, especialmente por los derechos a informar y expresarse libremente, estando ambos derechos también recogidos en nuestra Constitución y concretamente en el artículo 20.1.a) y d) de la misma.


En Enrich Advocats asesoramos en cualquier aspecto relacionado con los derechos de imagen, intimidad y honor. Redactamos todo tipo de contratos o simples autorizaciones en los que, por ejemplo, se delimita el uso de la imagen de una persona o la publicación de datos de su vida íntima. Defendemos las infracciones a dichos derechos que pueden sufrir los particulares, si es necesario, frente a los tribunales.




Conózcanos 


ENRIC ENRICH

MANUEL ALONSO

LAURA MARCOS

Josep Tarradellas, 155 2º-2ª, Barcelona. Tel: +34.93.419.37.98 CONTACTO AVISO LEGAL CRÉDITOS